Ediciones Orlando

sábado, 25 de octubre de 2014

FURIA DEL LIBRO 2014

Como un adelanto, dejamos aquí algunas preguntas y respuestas que sirven como declaración de principios de la FURIA DEL LIBRO.

¿Quiénes pueden participar en la FURIA DEL LIBRO?

La Furia del Libro nace en 2009 como una feria destinada a facilitar la exhibición y circulación de libros publicados por editoriales independientes. Desde ese momento y hasta ahora, se ha mantenido este carácter de la feria, delimitando la participación a las editoriales que cumplen con la definición de independiente. Por esta razón, no aceptamos la participación de librerías, distribuidoras, importadoras, editoriales universitarias ni transnacionales en la Furia del Libro.

Desde el punto de vista de la FURIA DEL LIBRO, ¿qué es una editorial independiente?

Una editorial independiente es una iniciativa de una o más personas que se reúnen para pensar un catálogo que sea, antes que todo, un aporte cultural.
Si bien algunas de estas iniciativas incluyen en sus catálogos libros escritos por los miembros de su consejo editorial, que en muchos casos son escritores o creadores de contenidos, una editorial independiente se caracteriza por incluir, también, obras de autores ajenos al conjunto de personas que la compone. Eso la diferencia de una editorial de autoediciones, en la que el creador del sello editorial publica casi exclusivamente libros de su autoría, o de una vanity press, que son las imprentas autoproclamadas editoriales que cobran a sus autores por imprimir sus libros pero sin preocuparse de la difusión ni la distribución de estos. En este sentido, una verdadera editorial independiente cumple un rol social, al ofrecer a los autores que se acercan a ella una oportunidad de dar a conocer su trabajo entre los lectores.
Una editorial independiente obtiene, en la mayoría de los casos, sus fondos de los aportes de las personas que la crean. Puede recibir apoyo de instituciones sin fines de lucro, siempre y cuando estas instituciones no exijan un reembolso económico de sus inversiones.
Así como los recursos de una editorial provienen de sus creadores, una casa independiente mantiene la autonomía de su catálogo: no responde necesariamente a una perspectiva comercial o económica, sino a la necesidad de poner en circulación ciertos géneros, temas, estilos o formatos, menospreciados por otros proyectos editoriales por no resultar rentables. Una editorial independiente no ubica los resultados financieros por encima de los valores culturales, pero tampoco es ciega en este aspecto: de todos modos se trata de proyectos que necesitan recursos para crecer o continuar, así que los retornos no son mal recibidos.
A partir de este punto, se extrae otra característica de una editorial independiente: los gastos de marketing son muy bajos o inexistentes, remplazando el gasto de publicidad por un trabajo activo de difusión y promoción que no se refleja en el precio de los libros. El precio de venta al público de cada título es un tema importante para las editoriales independientes, y por eso muchas de ellas están a favor de tener un precio fijo de tapa, que permita evitar la especulación de sus posteriores comercializadores. Es por eso que en la FURIA DEL LIBRO muchas editoriales encuentran ocasión de rebajar sus precios y de este modo alcanzar mayores niveles de difusión entre sus lectores.

Por último, una editorial independiente se hace cargo de las necesidades locales. En sus catálogos se privilegia la expresión de su país de origen: poesía, narrativa, ensayo, crónica, testimonio y todos los géneros que conforman la memoria de un país. Esto no significa que una editorial independiente esté impedida de publicar autores extranjeros, sino todo lo contrario: pretende acrecentar la circulación de los libros en su territorio de producción, y así alimentar la bibliodiversidad del fondo literario nacional.

Todas las editoriales que se sientan identificadas con esta descripción, están invitadas a participar en la FURIA DEL LIBRO.