Ediciones Orlando


domingo, 3 de noviembre de 2019

COMENTARIO LITERARIO Latitud Sur 45° 31’ DE ANDRÉS CASTILLO CORONEL DE CHILE


COMENTARIO LITERARIO


Latitud Sur 45° 31’
Andrés Castillo A.
Ediciones Orlando año 2018

Por Ingrid Odgers T.








Esta obra de Andrés Castillo, nos relata la vida y las inquietudes de Freddy, Federico Claude el hijo de Adolf Claude y de Marion Schwager, hermana de Federico Schwager Maggines, alias Fred, acaudalado empresario carbonífero del Valle de Antulicán, fallecido en 1892. Freddy, nacido en Valparaíso en 1877 e Ingeniero Industrial de la Universidad de Hannover, Alemania.
La Compañía Carbonífera y de Fundición Schwager era en 1937 junto a las minas de Lota de la familia Cousiño, la más importante carbonífera de Chile.

El protagonista, a sus 60 años, se afana desesperada e inútilmente en perpetuar su obra, la de su tío Federico y que había iniciado su abuelo Friedrich en 1850.
Y teniendo Freddy todo lo que podría desear un hombre en la vida, y que hace mucho, como el hugonote que era, se podría haber retirado a una vida placentera a las tierras de su padre en el norte de Francia, mantenía la pasión por aquel ámbito industrial del carbón, era su motor, lo que lo hacía sentir vivo.
En esa época, el petróleo ha asomado como combustible alternativo en la industria del carbón y sabe que todo acabará pronto. El tiempo es su enemigo, le teme, porque la muerte deambula por su casa cada noche como una tormenta y lo peor aún, es que será la despedida de la industria.

En el Valle de Antulicán en donde comienza la presente historia, corren los rumores, que dicen que Freddy ha vendido su alma, ya que sus investigaciones lo arrastran a los abismos de Trapananda, aquella ciudad perdida de los incas en el Sur de Chile y que no es sólo el lugar en donde el mito dice que es la guarida del diablo, sino que yace allí un tesoro y que no es sólo una quimera, sino que es el que ha ocultado el Dresden, porque su comandante había dicho que: “la humanidad aún no estaba preparada para aquello”.

El deseo ardiente de Freddy, era construir su complejo energético y tecnológico. Ligado a este imperioso anhelo, sospecha que es lo que puede contener aquel tesoro, y con impaciencia ata cabos y está al acecho, siempre a la espera de las últimas noticias científicas de Europa. Sabe que el viejo mundo con señalada clarividencia se ha dado cuenta del poder fecundador de un nuevo conocimiento que ensancha el universo; que la ciencia y su tecnología están llamados a transformar al mundo más decisivamente que todas las guerras y todos los protocolos políticos imaginados.
Y es así que Freddy atrae a Otto a su flota de vapores, sabía que el ex tripulante poseía información de dónde el Dresden había ocultado el tesoro y como hombre de mar, aceptaría de inmediato.
Otto era un ex tripulante del Dresden que se había radicado en Chile después del cañoneo y hundimiento del barco en Juan Fernández.
Los otros responsables de la búsqueda eran: Gansser, el geólogo, Smith, ingeniero electromecánico y el buzo de la compañía llamado Maripil, que estaba a cargo de los anclajes de los pilares del muelle.
Gansser confirma en el mapa la latitud sur 45°31’, e indica a Otto su convencimiento de que la ancha extensión líquida era el anhelado fiordo, donde ubica el tesoro. Y es así que esta posición, da el título de este texto.
Mucho más y diversas aventuras, desconciertos y creencias, podrán encontrar en el libro, y sabrán de las interesantes actividades que el protagonista con sus asesores y ayudantes realizarán para conseguir su objetivo.

Este relato, lo presenta Castillo Aguilera, como un texto narrativo, donde utiliza un lenguaje literario y personal, nada tiene que ver con un típico texto frío e impreciso, aun cuando el lenguaje es cabal, literariamente, presenta imágenes y metáforas en puntos exactos y/o apropiados, escritura descriptiva preferentemente. Es propio afirmar que el lector palpa el interés del autor y su entrañable apego a la historia de su territorio, el hábitat que lo anida y que energiza, motiva su práctica escritural.

Andrés, nos trae un texto histórico y literario, en cuanto a contenido es necesario indicar que el eje del libro es la búsqueda del tesoro, con ahínco y perseverancia, dando cuenta de la actitud del protagonista, de los rasgos de su personalidad, su inteligencia y habilidad para los negocios, de la investigación profunda y un minucioso y exacto pensamiento que lo lleva a cumplir sus metas.
¿Las cumplieron? Pero ¿hasta qué punto?, ¿Era un sueño o fue un sueño?
 ¿Eran exactas sus hojas de rutas?

Solo la lectura de esta obra, que se mueve entre mitos, creencias populares, ficción y realidad. les dará a los lectores la respuesta.

Destacamos el importante valor patrimonial de la obra de Andrés Castillo, que descubre y devela remotas y desconocidas historias del barrio Maule, Coronel de Chile. En el claro entendido que el patrimonio cultural inmaterial es, tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo, es a su vez integrado, posibilita compartir expresiones del patrimonio cultural inmaterial que son parecidas a las de otros, tanto si son de la aldea vecina como si provienen de una ciudad en las antípodas o han sido adaptadas por pueblos que han emigrado a otra región, todas forman parte del patrimonio cultural inmaterial, crean un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente. El patrimonio cultural inmaterial contribuye a la unión social fomentando un sentimiento de identidad y responsabilidad que ayuda a sentirse miembros de una o varias comunidades y de la sociedad en general. Por tanto, es necesario dar a conocer, compartir y valorar.

Cabe destacar, que las fuentes, se atribuyen a primarias o históricas, que son contemporáneas de la época y secundarias o historiográficas, los documentos elaborados por historiadores que reflexionan sobre un acontecimiento histórico.

miércoles, 10 de julio de 2019

¿No todo libro es, en principio un objeto?

 ¿Qué particularidades podría tener el formato de un libro para que se explicitara su condición objetual.




En general, los libros son considerados no por el objeto que son, sino más bien por las ideas, historias o conocimientos que se vehiculizan en sus páginas. ¿Podríamos suponer entonces que los libros-objeto están desprovistos de este material? Es una posibilidad, pero en ningún caso una condición. Hay libros objetos que se han convertido en pantallas de lámpara, en ladrillos, portarretratos, etc. Pero también hay otros en los que se plasma un mensaje, empleando o no, el código lingüístico.

El libro-objeto es el resultado de la intervención de un artista, quien haciendo uso de una técnica, juega con la disposición de los elementos, incluye nuevos materiales, etc. 

Delimitar el Libro objeto a una definición es confuso, cuando es justamente el carácter experimental del concepto, cuando más bien habla de procedimientos, procesos, etc. El arte contemporáneo escapa a definiciones, son tentativas, exploraciones en lo que está en juego son los procesos a los que se somete el «artista», pasando a un segundo nivel el producto, la definición en este caso, digamos que es lo menos importante.


Una de las principales características del libro objeto, es su multimedialidad subvierte la forma tradicional de construir y entregar mensajes, por tanto, da lugar a un gran número de interpretaciones.Como en casi todas las cosas, en el libro objeto encontramos dos vertientes importantes. La primera es la que conocemos como libro de artista: un libro que ha sido convertido en un objeto de arte. El procedimiento de transformación está delimitado sólo por la imaginación del artista, por tanto, los libros de artista son muy variados y responden a las necesidades e inquietudes del artista que los realiza. Un buen ejemplo es la exhibición Book Shelf, del MOMA en Nueva York, donde se puede observar el trabajo de 15 artistas en torno al libro.