Ediciones Orlando

LA CULTURA

domingo, 17 de diciembre de 2017

Ensayo El fin de la Educación en Chile ¿Es el alumno o el conocimiento? de Simón Escalona Pino

  Actualmente los planes de estudios en nuestra educación pre básica, básica, media y universitaria, no están redefinidos por las áreas de la cultura y por las disciplinas que se necesitan a tono con lo que plantea la OCDE, en los distintos niveles de aprendizaje. En Chile no existen las condiciones legales para considerar nuevos y más significativos nombres a las disciplinas que se imparten. Un ejemplo lo constituyen las universidades, las que siguen sin visualizar lo que realizan los distintos países a nivel mundial, para diseñar planes de estudios que en países como el nuestro necesitan para renovarse, sin embargo, no lo plantean como una necesidad que se debiera manejar y es un sentimiento de inoperancia que nos aleja de las necesidades mundiales que se representan como necesaria para el prestigio de las universidades y para el país en general, cuyo norte es evaluarse con el baremo, diseñado por la OCDE.

                  Simón Escalona Pino

Libro de Poemas de la escritora Pilar Riveros-Nacimiento - Chile

EXORDIO
Oleajes de Pilar Riveros

Como notas musicales que marcan un compás, los versos de Pilar Riveros eligen un tema, sin que este sea adorno, sino más bien pautea, llenando de color y comprensión el mundo.
Tal vez como un garante, de mirada inmensa y oscilante, en ciertas líneas de horizonte íntimo, establece un estrecho contacto consigo misma y el otro que también se sabe “yo”, como bien cita ella misma en su poema “El cristal de Campoamor”, Nada es como parece…
Pilar Riveros, escribe motivos cambiantes, parecidos a un caleidoscopio, que se funde y separa a la vez, con un arte que produce cambio y sin embargo por dentro del lector une en una constante que va cerrando círculos.
Desarrolla su trabajo literario en este “Oleaje”, precisa y sin arrogancia.
“Hoy lo mismo de siempre”:
En el barco mar adentro/ vastedad de manos./ El siútico con el tenedor, caza moscas/ un traidor con el / cuchillo dispuesto a tu espalda/ el oportunista con la cuchara recoge los frutos.
Si bien es cierto “Oleajes” invita y propone, abriéndose a veces con furia y agresividad, otras heroicas en duelo de espantos, donde el grito de dolor, no lleva rencor, sino que busca salida, por sobre el clamor del alma, como una especie de reafirmación y fe en sí misma la autora, alarga su mano quieta, pero alerta, a cambio, nos deja señales entre queja, amor y llanto, verdades, que dibujan con humildad, ese, “echar afuera”, para continuar camino con mirada profunda, sin improvisar, saberte POETA.
No he de pasar de largo, la mención a nuestro poeta mayor, Pablo Neruda, cuando en su canto, precisamente a lo ondulante en fuerza y profundidad (como en este caso nuestra Pilar Riveros)
Nos dice: Necesito del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia: no sé si es ola sola o ser profundo o sólo ronca voz o deslumbrante suposición de peces y navíos. El hecho es que hasta cuando estoy dormido.
En Pilar Riveros y su poemario OLEAJES puedo encontrar el “yo” empapada y desnuda cabalgando en la herida, sin que ésta logre vencerla, torcida y sangrante, alcanza altura y crece en el silencio, no cualquiera de ellos, sino aquel que vence todo miedo y tonifica el ser, cuando comparte el viaje, sin importar dificultades.
Se reconoce el miedo y sus tempranos ecos, sin embargo también se muestra la fortaleza de la propia voz.

Rossana Hasson Arellano

Poeta y Crítica literaria

Entrega de Novela a Rosio Fernández, autora de Talcahuano -16 diciembre 2017