Ediciones Orlando

LA CULTURA

lunes, 15 de junio de 2015

Libro de Poesía Infantil Rossana Arellano - Santiago

Rossana Arellano Guirao, escritora, poeta y cuentacuentos,
nos entrega un libro de poesía infantil, agradable y dulce,
lleno de amor, inocencia y pureza que encantará a niños y niñas
incentivando el amor a la lectura y la pasión por los libros.
Un gran proyecto de literatura infantil, que regalará alegría y magia al
corazón.
Ingrid Odgers Toloza.

Libro de Poemas de Miriam Leiva Garrido - Concepción

Miriam Leiva nos entrega  en este conjunto de poemas que integran “Wabi Sabi”, una voz íntima, un pulcro y dedicado trabajo con la palabra, de gran sencillez escritural y profundidad en el contenido en el cual trasunta su alma solitaria y serena y su inconfundible y compasiva humanidad.

Su escritura reflexiva, se inscribe dentro de las poéticas conciliadoras entre el ser y la vida, cuya lectura nos sitúa en el sosiego luego de la herida y el infierno de la desolación, su creación poética es un acto conmiserativo de perdón y  auto-reparación.

Es así como manifiesta en el poema titulado Wabi Sabi:

La belleza de la herida/ La belleza de la cicatriz/Debo aprender la resiliencia/ Curar y dejar a la vista sus huellas/ Mi fragilidad/ Mi imperfección/ Reparo mientras escribo.

viernes, 22 de mayo de 2015

Libro María Cristina Ogalde







Libro Ingrid Odgers


Libro de Jaime Villanueva Segunda Edición

Nota LOS SILENCIOS BIEN GUARDADOS
Poesía, Ediciones Orlando- Mayo 2013
Autor Jaime Villanueva Donoso (Valparaíso, Chile)

por Ingrid Odgers Toloza



Como sabemos, lo que puede definir la cuestión poética, es la tensión creada entre la realidad social o personal y la palabra, es decir, entre el yo con las circunstancias del vivir y el mensaje poético que lo expresa en cuanto tal, (precisión del lenguaje, el gusto por la belleza).

En la obra del poeta Jaime Villanueva Donoso, el poema se descubre con una cierta ambigüedad, voluntaria  o involuntaria,  nace y existe en una doble apertura o necesidad nunca saciada, la de la realidad que pide ser nombrada y la de la palabra incapaz de hacerse, fuera de sí, realidad.

Es posible encontrar una posible raíz de penetrante ironía, la ironía es su manera de mantener vivas las tensiones, sin anularlas, de afirmar y negar, al mismo tiempo, porque se ama (el mundo y la poesía), con cierta desilusión. En este conjunto de textos se impide la enunciación de las verdades absolutas, está en la aseveración, el umbral de negación, preservar la  dosis de escepticismo que evita declaraciones de fe.

Más aún, Marcia Espinoza-Vera (1) habla de la poética de lo incierto, trata de explicar el no-hecho, es como si se abordara la contradicción. Entonces en Donoso Villanueva, encontramos la ambivalencia, terreno seguro para indicar la dualidad de situaciones, dualidad de sentimientos, y dualidad de valores éticos y estéticos de Los silencios bien guardados.

Es esta una poesía escéptica, desencantada, un testimonio de la experiencia desolada del poeta.
Un libro que merece ser leído.






Nota: (1)Poética de lo incierto en los cuentos de Silvina Ocampo”

Libro de Rosalía Valenzuela Cisternas


sábado, 28 de febrero de 2015

MEMORIA DE UNA CITA INCONCLUSA DE LA ESCRITORA OSORNINA JACQUELINE LAGOS EN CONVERSATORIO JUEVES 5 DE MARZO A LAS 19 HORAS EN LA BIBLIOTECA DE SANTIAGO

MEMORIA DE UNA CITA INCONCLUSA DE LA POETA JACQUELINE LAGOS
PENSANDO Y LEYENDO LATINOAMÉRICA; 



MEMORIA DE UNA CITA INCONCLUSA, EDICIONES ORLANDO, AÑO 2013


Son tramas distintas, unas apretadas y abrigadoras como “Mis Primeros Años”, otras son más complejas como “Una bruja emplumada en el Tzolkin”, y otras definitivamente sagradas como “Conjuros”.

Por Juan Baltra, Osorno 2014.

      Para presentar un libro normalmente basta con haber leído el texto y tal vez un par de cosas más del autor, sin embargo, ser afortunado en además conocer en la vida cotidiana a quien los escribió es un tema aparte. El hablar desde aquí se hace más fuerte y comprometido pues los hilos que fueron tejidos los poemas fueron sacados del ovillo de Jacqueline. Toda hebra entonces es una punta que ya sé donde termina.
Partamos entonces haciendo el ejercicio de reconocer el desde dónde se consolida este escrito y desde dónde conecta con el tema central de este encuentro “Leyendo y pensando Latinoamérica”.
Ahora, sigamos con la metáfora del ovillo de lana. Todos somos, en esencia, pequeños o grandes ovillos de lana:
Monocromos y multicolores; suaves y ásperos; finos y toscos; extensos y cortos; peinaditos o frontalmente enredados.
Sin embargo convengamos que hay algo común a todos los ovillos: La lana de la que estamos hechos no es sino nuestra propia capacidad de tomar elementos del entorno, lavarlos, hilarlos y guardarlos en nuestra vida. Así tenemos que algunos tomarán lana de oveja merino premium para sacar lana fina y suave, otros preferirán el picor amable de la alpaca, y otros definitivamente irán por la frescura vegetal del algodón. Aquí, es un tema de gusto así como de disponibilidad. Si cada uno analiza su ovillo encontrará que a lo largo de nuestra vida estamos llenos de distintos tipos de elementos tomados de nuestro entorno y que “quiérase o no” nos componen, nos hilan, nos muestran y nos individualizan: No existen dos ovillos de lana iguales, porque cada uno compone el propio con retazos de largos distintos dependiendo de lo que a cada uno le ha tocado vivir, habrá entonces momentos ásperos, suaves, finos, gruesos, finos, toscos, peinados o enredados.
(Acordemos en este momento que cuando hablo de lana, hablo de hilo, de sedas, de pita y de estambre, hablando en genérico: de un hilado)
Seríamos, entonces, innumerables lanas de distintos tipos alrededor del huso de nuestra alma. La lana la da la vida, y cada uno es el encargado individual de enrollarla a nuestro alrededor de la mejor manera posible.
Ahora bien, ¿por qué la analogía de la lana?, bueno los invito a ensoñar.
¿Qué es lo que usamos para tapar nuestras desnudeces?, bueno… lana, hilos y yéndonos a lo concreto: tejidos hechos de estas lanas.
La lana es un elemento que la vida nos entrega y nos hace hilar, pero que al mismo tiempo es el elemento que usamos para cubrirnos de la inclemencia de la vida cotidiana, de su clima variable, incluso de elementos que puedan herirnos o rasgarnos. Entonces cuando la vida te da lana gruesa, áspera y calurosa, no entenderás su uso mientras vivas en días soleados; pero cuando se te venga la ventisca, la lluvia y la helada, dirás qué suerte que la vida me dio de esa lana. Asimismo cuando la vida te da fina seda no es para usarla en temporales, sino en el tibio lecho donde no existe nada de lo que necesitemos defendernos.
Entonces de este ovillo que vamos hilando existe un poder, y me detengo aquí, que ES ABSOLUTAMENTE PERSONAL, la necesidad de tejer con lana propia tejidos para otros.
A ver, lo normal es que con nuestra propia lana nos hagamos nuestros trajes, nuestras máscaras, nuestros envoltorios para pasar por esta vida, pero a lo que voy, es que cuando uno se decide a tomar esta lana propia y tejer algo para otro: ESO ES UN REGALO, eso es una entrega, eso es una forma de definir ARTE, de lo mío construyo algo para que tú te cubras de este mundo de una manera hermosa.
En este caso, Jackie, ha tomado parte de su lana y nos ha tejido estos hermosos libros.
Son tramas distintas, unas apretadas y abrigadoras como “Mis Primeros Años”, otras son más complejas como “Una bruja emplumada en el Tzolkin”, y otras definitivamente sagradas como “Conjuros”. En “Memoria de una cita inconclusa” se hace un uso nuevo para estas lanas. Se destejen partes de cada uno de estos tejidos para hilar uno nuevo. La trama lograda así es nueva, se logra un nuevo tejido más colorido y multicolor, aparecen historias hasta entonces invisibles, esas historias hechas de retazos.
Y ¿Qué es nuestra cultura latinoamericana sino una gran manta tejida de millones de retazos?Así como pueblos existieron antes de la invasión española existen retazos de esta historia que es Latinoamérica.
Retazos de historia que exudan tristeza, exudan injusticia, exudan necesidad de ser. Pero por otro lado exudan una belleza interior y una alegría del estar que terminan “marmoleando” la oscuridad, no de una manera pareja, no una media luz, no una filigrana; sino un alboroto de líneas claras en fondo oscuro, como un poncho de lonko, como una pechera sioux, o una orejera Inca. Nada más alejado de la flemática y sosa capa gris inglesa.
Somos entonces parte de esta Latinoamérica que dibuja las flores en un fondo oscuro, los que le encuentran el significado a algo y luego lo hacemos evidente, lo regalamos, lo entregamos en la búsqueda última de volver a ser un pueblo con identidad. No ahondaré en si esta lucha se está ganando o perdiendo, cada uno tendrá su manera de ver el asunto, sin embargo si me quiero detener en la belleza de esto.
Por donde se quiera ver, la literatura latinoamericana ha sido pródiga en autores preocupados de tomar este gran tema regional: El rescate de una memoria inconclusa, y una manera de hacer esto es a través del “traer a lo escrito” hechos ocultos u olvidados. La nueva historiografía a partir de los escritos de Eduardo Galeano, plantean el tema desde la rememoración de tradiciones que se han perdido en el tiempo y de poner en evidencia (lo que nadie quiere ver) la extrema brutalidad y violencia de la invasión española. Sin embargo, este ejercicio de “traer a lo escrito” no sólo cae dentro del ámbito de la reivindicación de un pasado, sino también en el ser un escriba, un relator, un contador de historias que permiten mantener “dentro de lo dicho” temas que en caso contrario caerían “dentro de lo no dicho” lo que finalmente termina indefectiblemente en el olvido.
La autora, Jacqueline Lagos
La autora, Jacqueline Lagos
Este es el rol de la escritora en este libro: Ser una constatadora, una persona capaz de “traer a lo escrito” una experiencia desde el ser mujer, desde el ser mujer en Latinoamérica, desde el ser mujer en Latinoamérica y en Chile que es un país machista, desde el ser mujer en Latinoamérica y en Chile que es un país machista y donde las tradiciones son borradas día a día por la nueva invasión cultural norteamericana de buenos y malos, plasticidad y desecho. Y desde allí ¿qué hacer?, bueno, desde allí tomar lana del ovillo personal y tejer historias de lo que la vida regala para que otros los tomen, se las prueben y si les quedan se vistan con ellas para terminar reconfortados y llenos de la necesidad de hacer, ¿del hacer qué?, del “traer a lo escrito”. Nada más triste que pasar la vida y que el único legado visible sea una planilla Excel llena de números, un detalle de los pagos previsionales y una cuenta en el banco. A eso nos ha llevado esta nueva forma de ver las cosas, por eso creo necesario el estar aquí y compartir con ustedes mis impresiones, ideas, presentar el libro, leer poesía, detener el tiempo un rato para salir a este refugio social a tomar aires, a tomar ideas. Afuera se está librando una batalla y nosotros sólo nos hemos detenido un momento a mirarnos las caras y a ver quienes estamos en esto, cuántos somos, qué estamos pensando.
¿Qué piensa Jacqueline?, bueno me atrevería a decir que ser una bruja es una necesidad y un derecho humano femenino; que si no la dejan ser bruja mejor no la dejen ser nada, ¿para qué?, a ver, hace 500 años ya vinieron los españolitos falo en mano borrando todo vestigio de una cosmovisión equilibrada entre lo masculino y femenino, hoy el deber ser femenino es volver a confiar en la capacidad de leer los ciclos, así como hacer aparecer la íntima relación que tiene la humanidad con la tierra, la madre tierra o ñuke mapu. Y en esto caemos en ¿qué cosa es una bruja?, para mí básicamente es una mujer, una mujer empoderada, conectada completamente con su lado femenino, con su conexión ancestral, que trata de igual a igual al que se ponga delante y que confía en su instinto, aunque no siempre lo siga (porque un buen instinto nunca es a corto, sino a largo plazo).
Bueno y si buscamos las palabras correctas: Sororidad es la palabra, las brujas-mujeres no son solas, son en grupo, en aquelarre-hermandad, potenciándose, sabiendo ser contenedoras en una parte del ciclo y dadoras en el otro; encontrándose bellas en cada etapa de la vida; sabiendo que siempre hay un rol que tomar ante esta búsqueda de un nuevo equilibrio.
Creo que por mi parte he terminado, sólo convidarlos a leer este bello libro, registro del nacimiento, auge y auto reconocimiento de esta bella bruja-mujer-poeta que nos ha dejado este tejido multicolor lleno de historias y secretos.
Bellas son las mujeres, pero más bellas son las mujeres que se saben brujas y que se unen y se tejen y son manta para la humanidad, por ello digo: bellas mujeres del mundo ¡UNÍOS!
JACQUELINE LAGOS (Osorno, 1965)
Escritora, nacida en la Región de Los Lagos, ciudad que la ha visto crecer y descubrirse a sí misma como un miembro entrañable de la comunidad. Colaboradora del Proyecto Libro libre Chile Osorno; Columnista del Diario Digital, Mexicano,Columna Sur. Ha publicado “Mis Primeros Años…” (2003) y la novela “Una Bruja Emplumada en el Tzolkin”(2005), patrocinada por el Servicio Nacional de la Mujer, y “Conjuros, lo importante es el ritual” (2010).
Ha sido antologada en el libro, Magia de Luz y Sombra (2004) Staff del libro Osorno y sus alrededores, Puerto Montt, ciudad de contrastes, del fotógrafo Rubén Vargas (2006-2008), en la segunda antología de Escritores.cl, “Voceson line”(2006) y “Osorno Invita” (2006), “Palabra Peregrina”, de 13 mujeres poetisas en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires (2007), Escritorio Poético I y II 2008.
Ha integrado y participado activamente en diferentes eventos relacionados con la cultura y la educación ambiental, Primer encuentro Regional de Mujeres 2006, 39.versión del Festival del Folclor Campesino, Primer Trawún de las Artes y la Interculturalidad , Arcoíris de Poesía en Puerto Montt, Encuentro de Poetas y Escritores en comunidades rurales, y varias galas poéticas dónde ha manifestado una defensa por la capacidad creativa del ser humano y respeto por salvaguardar las tradiciones y cultura de los pueblos originarios.

jueves, 12 de febrero de 2015

LIBROS EDITADOS EDICIONES ORLANDO

         
         AÑO 2015

1.       Porque escribí, Ingrid Odgers, Concepción
2.       Soy la hombre en solitario, Rosalía Valenzuela, Hualpén
3.      Bataclana y Anarquista, Rosalía Valenzuela, Hualpén
4.      La Jaula, Ingrid Odgers, Concepción
5.      Míster Zancudo y otros poemas. Rossana Arellano Guirao, Santiago
6.      Una hoja en blanco, Víctor Hugo Guiñez, Chillán
7.      Ecos errantes, Lorena Rioseco Palacios, Viña del Mar




       AÑO 2014

1.             El miedo de Hamlet-Alejandro Ananías, Concepción
2.             Soles y otros relatos-Valeria Muñoz, Maipú
3.             Ante el espejo-Pilar Riveros, Nacimiento
4.             Cuentos cortos-Marcelo Schiappacasse, Viña del Mar
5.             desde tus versos – mónica mares, valparaíso
6.             Disonancias-Natalia Morales, Antofagasta
7.             Glicenias al viento-Elena Muñoz, Chillán
8.             Soy la hombre en solitario –Rosalía Valenzuela
9.             Los ojos que te vieron-Ingrid Odgers, Concepción
10.           Todo sobre la alabanza-Laly de García, Chiguayante
11.           En el camino-Laly de García, Chiguayante
12.           Los lacayos, Óscar Sanzana, Concepción



     AÑO 2013

1.             30 poemas al universo, Jeimy Muñoz, San Pedro
2.             ¿Dónde está la nuez para la ardilla?, Karina García Albadiz, Valparaíso
3.             Talcahuano en la memoria, Colectivo La silla, Talcahuano
4.             Los silencios bien guardados, Jaime Villanueva, Valparaíso
5.             Otra puerta, otro cielo, Alicia Pereda, Chillán
6.             Más silenciosa que mi sombra, Tercera edición, Concepción
7.             La conciencia, Laly de García, Chiguayante
8.             Discípulo, Laly de García, Chiguayante
9.             Memoria inconclusa, Jacqueline Lagos, Osorno
10.          Los ojos que te vieron, Ingrid Odgers, Concepción
11.          Guardianes de la Vida, Colectivo La Silla, Talcahuano
12.          Cuentos de Navidad, Sady Ogalde, Talcahuano
13.       Poemas en Blue Mayor, Mariela Ríos, santiago

     AÑO 2012

1.             Efecto mariposa, Antología de taller, Talcahuano
2.             Mata Ki Te rangi, Rossana Arellano, Santiago
3.             Soy la palabra… Anita Sanhueza Uribe, Concepción
4.             Palabras al aire, Vittoria É Natto, Santiago

     AÑO 2011

1.             Proyecto de obras completas, Alejandro Ananías
2.             La vida en breve, Mariela Ríos
3.             Sanidad interior, Laly de García
4.             El Alma, Laly de García
5.             Peregrinaciones en el reino de la noche, Ingrid Odgers –Primera edición
6.             Vida, poemas Laly de García
7.             Grupos de Oración Laly de García
8.             Arena dorada, Alejandro Ananías
9.             Mares profundos, Marianela Agurto
10.          Poesía metafísica y otros delirios, Jeimy Muñoz
11.          La almeja bocona, Sady Ogalde
12.          El ratón sabelotodo, Sady Ogalde
13.          Precipitada-mente sombra/City in oFF, Ingrid Odgers
14.          Entendiendo la comunicación, Laly de García
15.          La alabanza, Laly de García
16.          La oración, Laly de García
17.          El fruto del espíritu, Laly de García
18.          Espíritu santo y dones, Laly de García
19.          América sangra, Vittoria É Natto
20.          La protesta de los peces, Sady Ogalde
21.          Los dos cuervos, , Sady Ogalde
22.          La luciérnaga salvadora, Sady Ogalde
23.          Servicio y hospedaje, Laly de García
24.          El lunar y otros cuentos, Roxana Heise
25.          Más silenciosa que mi sombra, Segunda edición-Ingrid Odgers

      AÑO 2010

1.       Un siglo, un día, Mariela Ríos, Santiago
2.       Más allá de los grandes muros, Antología de Taller, Lota
3.       Ante Lucem, Antología de Taller Balmaceda
4.       Mas silenciosa que mi sombra, Concepción-Primera edición
5.       Osadamente, Delmira Melgarejo, Lota

      AÑO 2009
1.       Viaje psíquico, Alejandro Ananías, Concepción
2.       Cuentos y relatos, Taller Niños y Niñas, Talcahuano






                   INGRID ODGERS TOLOZA
Nº OBRA TEMA
24.- Porque escribí- Antología poética II
23.- Ojo de pez -Poesía
22.- Los ojos que te vieron - Novela
21.- Sobre las vanas probabilidades - Poesía
20.-Aguijón – Guión audiovisual
19.-Vida que te quiero vida – Guión audiovisual
18.-La rendición – Obra de Teatro
17.-Peregrinaciones en el reino de la noche –Poesía
16.-Precipitada-mente sombra / CITY IN OFF –Poesía
15.-Galería –Antología personal- Poesía-2009
14.-De tu sangre cautiva – Novela
13.-Más silenciosa que mi sombra- Novela
12.-La fusión de los signos – Poesía
11.-Memoria de un juego – Poesía
10.- En las frías rodillas – Poesía
9.-La llave de la otra historia – Poesía
8.-A puertas cerradas – Ensayo
7.-La extraña barca del olvido – Poesía
6.-El retorno del ángel – Poesía
5.-Copa de invierno - Poesía
4.-Naufragos en la Ciudad –Poesía
3.- Arco iris – Poesía
2.-Bajopiel – Poesía
1.-Angeldormido- Poesía


jueves, 29 de enero de 2015

Proceso de edición de un libro


¿Cuáles son los pasos para editar un libro?

La edición de un libro abarca un interesante proceso, el cual se inicia con la creación de la obra. El primer paso lo constituye el Registro de Propiedad Intelectual (San Isidro 247. Teléfono 22 22 663 - Santiago). Luego de este trámite, es necesario definir que alternativa de edición se ha de tomar (Edición Editorial o Autoedición). La Edición Editorial es en la que se involucra a un agente editor en el proceso, es decir, se contacta la editorial y se le hace entrega de un borrador de la obra. El editor tardará un tiempo en dar respuesta al autor, en caso que la respuesta sea afirmativa, se acordará mediante un contrato de edición, las condiciones, obligaciones para cada parte.
La Autoedición, es aquella en que es el propio autor el responsable de la edición y no existe editorial involucrada.
El contacto y cotización de la impresión es otro paso importante en la edición de un libro. Previo a esto, el libro ya debe estar corregido y diagramado.
El ISBN - International Standard Book Number, debe ser asignado antes del proceso de impresión, es importante señalar que para este trámite ya se debe tener definido el formato del libro.
Por último, están los procesos de impresión, difusión y distribución.

¿Qué es el ISBN?

El ISBN - INTERNATIONAL STANDARD BOOK NUMBER - es un sistema internacional de numeración e identificación de títulos de una determinada editorial, aplicado también a Software.

El fundamento del sistema es la de identificar un título de una determinada editorial. Una vez atribuída la identificación, este número sólo será aplicable a esa obra y no podrá ser reutilizado.

¿Es obligatorio el ISBN?
El 1° de julio de 1993, se promulgó la Ley N° 19.227, que en su artículo 8° impone la obligatoriedad del International Standard Book Number (ISBN). Dice lo siguiente:

Título II, artículo 8° : "...en todo libro impreso en el país se dejará constancia del número internacional de identificación (ISBN), que figurará en un registro público a cargo de la entidad pública o privada que represente al International Standard Book Number. Para la inclusión de una obra en el registro no se hará exigencia alguna a los autores, editores o impresores, relacionada con la afiliación a organismos gremiales u otra carga que no sean los derechos que se cobren por una sola vez, los que no serán superiores a 0,2 unidades tributarias mensuales y que sólo podrán ser utilizados para la administración del propio registro."

¿En qué momento se debe registrar una obra en el ISBN?

El ISBN debe solicitarse antes del proceso de impresión. La idea es que el registro aparezca impreso, de lo contrario el libro deberá ser timbrado.

¿Qué es una autoedición?

Significa que el autor es su propio editor. No existe editorial involucrada y él será el responsable del todo el proceso de edición de su obra.

¿Cuál es la diferencia entre reedición y reimpresión?

La Reedición es aquella que involucra modificaciones, actualizaciones y cambios a nivel de presentación, tipo de papel, etc. Las reediciones siempre comprenden cambios, por lo tanto, es necesario asignar un nuevo número ISBN. El trámite se realiza de la misma manera a como se realizó originalmente.

Las Reimpresiones son exactamente igual a la edición original, es decir, no existe modificación y cambio alguno. Por lo tanto, estas mantienen el número ISBN originalmente asignado para la primera edición o para la edición que se está reimprimiendo.

¿Se puede participar en el Programa Cultural de las distintas Ferias si uno no es expositor?

Para participar en el programa cultural de cualquier Feria que organice la Cámara Chilena del Libro, debe primero contratar un stand en forma individual o en alianza con otra editorial lo que automáticamente, le da derecho a participar el programa cultural con actividades.

¿Se puede participar en el Programa Cultural de las distintas Ferias presentando un libro autoeditado?

Para presentar un libro autoeditado, sin ser expositor, es posible sólo en la medida que se contacte con una editorial expositora con la cual lleguen acuerdo en la venta del libro durante el evento. Se sugiere en este caso las librerías ya que tienen un stock más variado en autores y tópicos.

CÓMO SE EDITA UN TEXTO: LAS CINCO REGLAS DE BOTSFORD


por gascondaniel


[Gardner Botsford fue editor de The New Yorker. En este extracto de Life of Privilege, Mostly, expone unas reglas para editar un texto.]

A principios de 1948, la entrega de «Carta desde París» y «Carta desde Londres» se trasladó desde el domingo a un día más civilizado de la semana, y a mí me trasladaron con ella. Otra persona pasó a encargarse de las noches de domingo y empecé a dedicar la mayor parte del tiempo a editar largas piezas factuales: «Perfiles», «Reportajes» y textos de ese tipo. Seguí editando a Flanner y Mollie Panter-Downes –de hecho, a partir de entonces edité todo lo que cualquiera de los dos escribiese para la revista–, y también me asignaron a varios escritores de primera clase del New Yorker, con muchos de los cuales formé alianzas permanentes. Eso implicaba menos tiempo con los escritores de menor calidad con los que había empezado, los Helen Mears y Joseph Wechsberg. Helen Mears era una escritora olvidable; a Joseph Wechsberg lo recordaré siempre. Era un incordio, un Mal Ejemplo y un rito de paso para cada editor junior. Para empezar, era checo y en realidad nunca aprendió inglés. (Aquí hay una observación biológica de Wechsberg que he conservado intacta a lo largo de los años: «Sin los largos hocicos de los abejorros, los pensamientos y el trébol rojo no pueden ser fructificados».) Además, había empezado como escritor de ficción (ahora es más conocido, si es que se le conoce por algo, por algunos relatos que publicó en la revista antes de la guerra) y, cada vez que los datos que necesitaba resultaban elusivos, se los inventaba. Como su escritura estaba desvinculada de la gramática, el vocabulario y la cordura (ver arriba), podía escribir muy deprisa, y no había nadie más prolífico que él. Sandy Vanderbilt siempre decía que había editado más a Wechsberg que yo, y que había editado más a Wechsberg de lo que el propio Wechsberg había escrito, por culpa de una pesadilla recurrente en la que trabajaba en un manuscrito implacable e interminable de Wechsberg que seguía supurando por mucho que Sandy trabajara, pero cuando fuimos a la morgue y sacamos el archivo de Wechsberg, ninguno de los dos podía recordar quién había editado qué, o, para ser más precisos, quién había escrito qué. Lo que nos molestaba era que Wechsberg era inmensamente popular entre los lectores, lo que quería decir que nosotros éramos inmensa, aunque anónimamente, populares entre los lectores. Cuando llegaron algunos editores que eran todavía másjuniors que yo –Bill Knapp, Bill Fain, Bob Gerdy y un par de figuras más transitorias–, les asignaron a Wechsberg y yo quedé libre al fin. No totalmente libre, por supuesto.

Como la revista publicaba cincuenta y dos números al año, la mayoría de los cuales contenía (entonces) al menos dos piezas factuales, era demasiado esperar que los escritores de primera fila pudieran satisfacer esa demanda. Eso abrió la puerta a escritores de segunda línea y yo (como Sandy, Shawn y todos los demás) tenía que echar una mano. Era el tipo de trabajo que me llevó a una serie de conclusiones sobre la edición.

Regla general n.º 1: Para ser bueno, un texto requiere la inversión de una cantidad determinada de tiempo, por parte del escritor o del editor. Wechsberg era rápido; por eso, sus editores tenían que estar despiertos toda la noche. A Joseph Mitchell le costaba muchísimo tiempo escribir un texto, pero, cuando entregaba, se podía editar en el tiempo que cuesta tomar un café.

Regla general n.º 2: Cuanto menos competente sea el escritor, mayores serán sus protestas por la edición. La mejor edición, le parece, es la falta de edición. No se detiene a pensar que ese programa también le gustaría al editor, ya que le permitiría tener una vida más rica y plena y ver más a sus hijos. Pero no duraría mucho tiempo en nómina, y tampoco el escritor. Los buenos escritores se apoyan en los editores; no se les ocurriría publicar algo que nadie ha leído. Los malos escritores hablan del inviolable ritmo de su prosa.

Regla general n.º 3: Puedes identificar a un mal escritor antes de haber visto una palabra que haya escrito si utiliza la expresión «nosotros, los escritores».       

Regla general n.º 4: Al editar, la primera lectura de un manuscrito es la más importante. En la segunda lectura, los pasajes pantanosos que viste en la primera parecerán más firmes y menos tediosos, y en la cuarta o quinta lectura te parecerán perfectos. Eso es porque ahora estás en armonía con el escritor, no con el lector. Pero el lector, que solo leerá el texto una vez, lo juzgará tan pantanoso y aburrido como tú en la primera lectura. En resumen, si te parece que algo está mal en la primera lectura, está mal, y lo que se necesita es un cambio, no una segunda lectura.

Regla general n.º 5: Uno nunca debe olvidar que editar y escribir son artes, o artesanías, totalmente diferentes. La buena edición ha salvado la mala escritura con más frecuencia de lo que la mala edición ha dañado la buena escritura. Eso se debe a que un mal editor no conservará su trabajo mucho tiempo, mientras que un mal escritor puede continuar para siempre, y lo hará. La buena escritura existe al margen de la ayuda de cualquier editor. Por eso un buen editor es un mecánico, o un artesano, mientras que un buen escritor es un artista.



[La traducción es mía: se publicó anteriormente en el blog de Fernando García Mongay.]

jueves, 22 de enero de 2015

Portada libro Rosalía Valenzuela - Hualpén

La poeta Rosalía Valenzuela, es una autora que nos trae la literatura marginal, la de “los bordes”,  la poesía feminista, poesía de ironía y protesta. Es el grito de mujer subyugada, prisionera entre las rejas del sistema y el ser mujer en una sociedad patriarcal, donde los derechos son vapuleados por el trámite burocrático inconsciente y el dominio del hombre tradicional.
Poesía de ironía y protesta, poesía de ironía y grito en una sociedad paradójica, de escasa consecuencia, que la presentan como una poeta cruda, visceral.
Este libro “Soy la hombre en solitario”, es la voz de aquellas que no la tienen. El título, un juego que Rosalía conoce muy bien.
¿Acaso no es la poesía un juego de palabras, un permanente estar creando, urdiendo signos para repetir el mundo y  declarar sus múltiples lecturas?


Ingrid Odgers Toloza
Escritora- editora


LIBROS EDITADOS EDICIONES ORLANDO, ex ediciones LA SILLA

         

AÑO 2015
1.       Porque escribí, Ingrid Odgers, Concepción

AÑO 2014
1.             EL MIEDO DE HAMLET-ALEJANDRO ANANÍAS, CONCEPCIÓN
2.             SOLES Y OTROS RELATOS-VALERIA MUÑOZ, MAIPÚ
3.             ANTE EL ESPEJO-PILAR RIVEROS, NACIMIENTO
4.             CUENTOS CORTOS-MARCELO SCHIAPPACASSE, VIÑA DEL MAR
5.             DESDE TUS VERSOS – MÓNICA MARES, VALPARAÍSO
6.             DISONANCIAS-NATALIA MORALES, ANTOFAGASTA
7.             GLICENIAS AL VIENTO-ELENA MUÑOZ, CHILLÁN
8.             SOY LA HOMBRE EN SOLITARIO –ROSALÍA VALENZUELA,HUALPÉN
9.             LOS OJOS QUE TE VIERON-INGRID ODGERS, CONCEPCIÓN
10.          TODO SOBRE LA ALABANZA-LALY DE GARCÍA, CHIGUAYANTE
11.          EN EL CAMINO-LALY DE GARCÍA, CHIGUAYANTE
12.          LOS LACAYOS, OSCAR SANZANA, CONCEPCIÓN

AÑO 2013
1.             30 poemas al universo, Jeimy Muñoz, San Pedro
2.             ¿Dónde está la nuez para la ardilla?, Karina García Albadiz, Valparaíso
3.             Talcahuano en la memoria, Colectivo La silla, Talcahuano
4.             Los silencios bien guardados, Jaime Villanueva, Valparaíso
5.             Otra puerta, otro cielo, Alicia Pereda, Chillán
6.             Más silenciosa que mi sombra, Tercera edición, Concepción
7.             La conciencia, Laly de García, Chiguayante
8.             Discípulo, Laly de García, Chiguayante
9.             Memoria inconclusa, Jacqueline Lagos, Osorno
10.          Los ojos que te vieron, Ingrid Odgers, Concepción
11.          Guardianes de la Vida, Colectivo La Silla, Talcahuano
12.          Cuentos de Navidad, Sady Ogalde, Talcahuano
13.     Poemas en Blue Mayor, Mariela Ríos, Santiago

AÑO 2012
1.             Efecto mariposa, Antología de taller, Talcahuano
2.             Mata Ki Te rangi, Rossana Arellano, Santiago
3.             Soy la palabra… Anita Sanhueza Uribe, Concepción
4.             Palabras al aire, Vittoria É Natto, Santiago

AÑO 2011
1.             Proyecto de obras completas, Alejandro Ananías
2.             La vida en breve, Mariela Ríos
3.             Sanidad interior, Laly de García
4.             El Alma, Laly de García
5.             Peregrinaciones en el reino de la noche, Ingrid Odgers –Primera edición
6.             Vida, poemas Laly de García
7.             Grupos de Oración Laly de García
8.             Arena dorada, Alejandro Ananías
9.             Mares profundos, Marianela Agurto
10.          Poesía metafísica y otros delirios, Jeimy Muñoz
11.          La almeja bocona, Sady Ogalde
12.          El ratón sabelotodo, Sady Ogalde
13.          Precipitada-mente sombra/City in oFF, Ingrid Odgers
14.          Entendiendo la comunicación, Laly de García
15.          La alabanza, Laly de García
16.          La oración, Laly de García
17.          El fruto del espíritu, Laly de García
18.          Espíritu santo y dones, Laly de García
19.          América sangra, Vittoria É Natto
20.          La protesta de los peces, Sady Ogalde
21.          Los dos cuervos, , Sady Ogalde
22.          La luciérnaga salvadora, Sady Ogalde
23.          Servicio y hospedaje, Laly de García
24.          El lunar y otros cuentos, Roxana Heise
25.          Más silenciosa que mi sombra, Segunda edición-Ingrid Odgers

AÑO 2010
1.       Un siglo, un día, Mariela Ríos, Santiago
2.       Más allá de los grandes muros, Antología de Taller, Lota
3.       Ante Lucem, Antología de Taller Balmaceda
4.       Mas silenciosa que mi sombra, Concepción-Primera edición
5.       Osadamente, Delmira Melgarejo, Lota

AÑO 2009
1.       Viaje psíquico, Alejandro Ananías, Concepción
2.       Cuentos y relatos, Taller Niños y Niñas, Talcahuano






INGRID ODGERS TOLOZA
Nº OBRA TEMA
24.- Porque escribí- Antología poética II
23.- Ojo de pez -Poesía
22.- Los ojos que te vieron - Novela
21.- Sobre las vanas probabilidades - Poesía
20.-Aguijón – Guión audiovisual
19.-Vida que te quiero vida – Guión audiovisual
18.-La rendición – Obra de Teatro
17.-Peregrinaciones en el reino de la noche –Poesía
16.-Precipitada-mente sombra / CITY IN OFF –Poesía
15.-Galería –Antología personal- Poesía-2009
14.-De tu sangre cautiva – Novela
13.-Más silenciosa que mi sombra- Novela
12.-La fusión de los signos – Poesía
11.-Memoria de un juego – Poesía
10.- En las frías rodillas – Poesía
9.-La llave de la otra historia – Poesía
8.-A puertas cerradas – Ensayo
7.-La extraña barca del olvido – Poesía
6.-El retorno del ángel – Poesía
5.-Copa de invierno - Poesía
4.-Naufragos en la Ciudad –Poesía
3.- Arco iris – Poesía
2.-Bajopiel – Poesía
1.-Angeldormido- Poesía