Ediciones Orlando

LA CULTURA

viernes, 23 de diciembre de 2016

Novela Ya no somos vírgenes


Mujeres al fin del mundo- Voz poética de la mujer en Chile 1980-2016


Fuera de campo
Por Ingrid Odgers Toloza
Editora y escritora chilena


EPÍLOGO
Fuera de campo


Y ha llegado la hora esperada del cierre, luego de meses de trabajo, de consultas, de cambios y correcciones en el diseño de esta obra magnífica que resume el trabajo de 18 mujeres poetas chilenas actuales y vigentes, trabajadoras incansables de la palabra, hermanas en la reflexión, viajeras del sueño, la pasión y la entrega.

¿Y cuál fue el motivo principal que  nos hizo como editorial perseguir la consecución de esta obra?

Como muy bien ha observado la poeta y filósofa española Noni Benegas en diversos estudios que tratan del “Hors champ”, en el mundo real circunscrito por lo que llamamos cultura, las protagonistas autoras - escritoras y su escritura, sus textos están fuera de campo. Y lo están porque no cuentan, no tienen presencia ni poder (en su mayoría), es como si no existieran, a pesar de la importancia de su número y de su obra.

Tal como manifiesta, Noni Benegas, si las autoras carecemos de reconocimientos valiosos, no podemos donar “capital simbólico” a las que vienen después, y es por eso que ellas, las más jóvenes, no reconocen tener ni citan a maestras, madres ni otras referencias femeninas, a no ser las muertas, entre las cuales están las pocas únicas que reconoce el canon.

Esta muestra tiene como objetivo dar a conocer, más allá de nuestras fronteras, la actualidad del quehacer poético de poetas mujeres chilenas en su diversidad y en su producción,  mostrar propuestas estéticas que coexisten en la oferta poética actual de mujeres y propiciar capital simbólico  a las nuevas generaciones, sin él las mujeres poetas no existen no solo en el país sino en el mundo global.

Logramos reunir a destacadas poetas en el ámbito regional y nacional y es así que podemos conocer y valorar la sonoridad  excepcional de la insondable poética de Astrid Fugellie, la depuración poética de Cecilia Palma, la poesía fuerte y clarividente de Wilma Borchers, la obra vanguardista y periférica de Maha Vial, la escritura desde el margen, vigorosa e
 irreverente de Rosy Elena Sáez, a  Consuelo Martínez y la escritura que se mueve  entre el deseo liberador  y la negación de este deseo, la obra inquieta y efervescente de Rossana Arellano, a  Miriam Leiva Garrido con una voz íntima y de clara delicadeza  literaria, el reproche a la ceguera social en la obra de Karina García Albadiz, a Marianela Puebla  con una poética de alto lirismo, a Natalia Morales Rojas y su escritura desde la estética de la decepción y desesperanza, a Lorena Rioseco Palacios y su obra inmersa en el desencanto, a María Cristina Ogalde escribiendo desde la ironía y la nostalgia, a Pilar Riveros Fuentealba, con una poesía lírica intimista con inmersiones surrealistas, la voz serena y actitud lírica de Mío Araujo, a Lidia Mansilla y la protesta sutil, a la poeta a Daniela Guerrero, voz que denuncia con fiereza la situación actual de la mujer en Chile y el orbe y finalmente, la voz propia, que al decir del poeta chileno Alan Muñoz Olivares, proclama su conquista contra la muerte.

¿Podemos decir, hasta aquí, misión cumplida? Decididamente no, es esta la primera parte de nuestro trabajo en común, ahora vamos a proponernos cada una, a divulgar esta obra de amor, trabajo y esfuerzo, hasta donde nos lleve la Palabra.
Que así sea.




Concepción de Chile, Diciembre 30 de 2016.

Astrid Fugellie
Wilma Borchers
Cecilia Palma
Maha Vial
Rosa Elena Sáez
Consuelo Martínez
Rossana Arellano
Miriam Leiva Garrido
Karina García Albadiz
Marianela Puebla
Natalia Morales Rojas
Lorena Rioseco Palacios
María Cristina Ogalde
Pilar Riveros Fuentealba
Lidia Mansilla Valenzuela
Mío Araujo
Daniela Guerrero
Ingrid Odgers Toloza



lunes, 17 de octubre de 2016

Presentacion del libro de poemas Enhebradas de Miriam Leiva

Visibilizando a la mujer
Un tributo al género


Transitar por las páginas de  Enhebradas, se convierte en un viaje hacia el interior de la mujer en la época más negra del país y en la más oscura realidad de nuestros  antepasados o mejor dicho antepasadas. 

El libro es un homenaje sagrado (Que merece un respeto excepcional y no puede ser ofendido) a la mujer y a su rol en el mundo, lo expresa la poeta  de esta forma en su poema Redes del silencio:
“Soy la matriarca / heredera de esa estirpe/que teje/mitologías y cosmogonías/que urde los rituales. Sacerdotisa que bendice/los panes y los peces/
En el poema Hiladas y enhebradas, manifiesta:
las mujeres de mi clan/fueron hiladas y enhebradas/ para hacer historia/.
Miriam Leiva visibiliza  a las mujeres en su gran labor, en sus largos silencios, postergación y sufrimientos. No hay que olvidar que las mujeres hemos permanecido ausentes (y no precisamente porque no existiéramos),  en ámbitos de la ciencia y de la cultura a lo largo de la Historia, siglos dominadas por la cultura patriarcal. Lentamente hemos ido extendiendo las alas pese a los obstáculos para desarrollar intereses y capacidades.

La invisibilidad histórica que han sufrido las mujeres, a menudo apartadas de la "historia oficial", hace que desconozcamos a muchas que utilizaron imaginación, voluntad, fuerzas y a veces su vida para contribuir en la construcción de una sociedad más justa para mujeres y hombres. Mujeres que osaron salirse de los cánones lucharon contra la incomprensión de la sociedad de su tiempo, o contra el fascismo o el racismo, o simplemente contra una absurda discriminación basada en el sexo, la clase social o la identidad étnica.

Un estudio realizado con los libros de texto en Chile y Cuba, señala que las mujeres son invisibilizadas y relegadas a segundo plano en los textos escolares. Aunque este análisis se enfoca en textos de Historia entre 1996 y 2009, segura que no ha cambiado mucho hoy día.


La pregunta es:
¿Cómo puede enseñarse la Historia, el Pensamiento, la Literatura, sin Hipatia de Alejandría (filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto,2 que destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía,3 miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V. Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética), sin María la Judía (fue la primera mujer alquimista. Vivió entre el siglo I y el siglo III d.C. en Alejandría), sin Rosa de Luxemburgo (teórica marxista de origen judí)o, sin Leonor López de Córdoba (destacada como política 1406 y 1412), sin Mary Shelly(narradora,2 dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa), sin Emilia Pardo Bazán (novelista, periodista, ensayista, crítica literaria, poeta, dramaturga, traductora, editora, catedrática y conferenciante española ), sin Virginia Wolf (novelista, ensayista, escritora de cartas, editora, feminista y cuentista británica, considerada una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX), entre otras?”.

Se desconoce que las primeras escritoras en Chile, fueron religiosas (a veces ingresaban al claustro) para tener la posibilidad de aprender a leer y escribir, por ejemplo  letras brillantes como las de Sor Josefa de los Dolores (monja y escritora del período colonial chileno-Siglos XVII y XIX) o Úrsula Suárez (una de las primeras escritoras del período colonial chileno adscrita al discurso confesional de religiosas indianas) o Sor Tadea de San Joaquín (religiosa y escritora colonial chilena que cultivó el género poético). No están presentes en la educación chilena.
¿O qué sabemos de aquellas mujeres que lucharon por la educación femenina? Como Doña Antonia Tarragó e Isabel Le Brun (fundadoras de escuelas para mujeres), quienes fundaron las primeras escuelas de mujeres y que posteriormente fueron pioneras en la lucha por el ingreso de sus alumnas a la educación superior.

¿Quién conoce el "Decreto Amunátegui", que permitió el ingreso de la mujer chilena a la universidad, y estudia la polémica que causó esta medida en la opinión pública?

¿Qué sabemos de Elena Caffarena (abogada, jurista y política que luchó por la clase obrera y la emancipación femenina en Chile), y su incansable lucha por la igualdad y la conquista de los derechos civiles femeninos?

¿Sabías que mientras Gabriela Mistral era premiada en 1945 con el tan galardonado y reconocido premio Nobel, era marginada en nuestro país de votar en las presidenciales?
La invisibilización y la visibilización de las mujeres es un gran tema del cual todos debiéramos hacernos cargo.
Por ello la obra de Miriam Leiva es relevante no solo a nivel regional sino que nacional, ella y las mujeres de su tribu, ella y sus congéneres están en cada página. Finalmente tal como lo expreso en el libro:

“Enhebradas” de la poeta Miriam Leiva señala el dolor de las mujeres en prisión, las vejaciones, el maltrato sufrido en la niñez, los hijos nunca encontrados y esas interrogantes que azotan la mente ante la injusticia y la vileza. Miriam, con clara delicadeza  literaria nos conmueve al recordar “esas corrientes de la muerte” que se sienten bajo el dominio de la furia, los dolores físicos y sicológicos que dejó la dictadura en centenas de mujeres, la capacidad de reinventarse, es así como la esencia de estos textos muestra la valentía, heredada de sus ancestros, al continuar luchando por su vida, cumplir el rol de madre y continuar laborando para el sustento. La herida es vívida en su escritura, aquella herida que no tiene nombre,  y es que viene de cuervos, bestias que alguna vez fueron humanos o tal vez, jamás lo fueron, por el mísero proceder expuesto en la época brutal, la más negra del país.
Un buen libro para no olvidar.  Un buen libro para las futuras generaciones.
Muchas gracias.

INGRID ODGERS



miércoles, 12 de octubre de 2016

domingo, 28 de agosto de 2016

LIBROS EDITADOS EDICIONES ORLANDO


        
AÑO 2016

1.- La ciudad de los muertos, Juan Polizzi, Concepción
2.- Thresholds, David Lethei, Santiago
3.- Vacaciones en la luna, Celeste Earl, Viña del Mar
4.- El ferrocarril de Concepción a Curanilahue, Pedro Silva, Lota
5.- Andalicán, Pedro Silva, Lota
6.- Diario Caperuzo, Taty Torres Díaz, Penco –Primera y segunda edición
7.- Ya no somos vírgenes, Ingrid Odgers, Concepción
8.- Porque escribí, Ingrid Odgers, Concepción
9.- Enhebradas, Miriam Leiva, Concepción
10.- Wabi Sabi, Miriam Leiva, Concepción – Segunda Edición
11.- Lluvia sobre el jardín, Rony Rodríguez -Hualpén 


         AÑO 2015

1.      Porque escribí, Ingrid Odgers, Concepción
2.      Soy la hombre en solitario, Rosalía Valenzuela, Hualpén
3.      Bataclana y Anarquista, Rosalía Valenzuela, Hualpén
4.      La Jaula, Ingrid Odgers, Concepción
5.      Míster Zancudo y otros poemas. Rossana Arellano Guirao, Santiago
6.      Una hoja en blanco, Víctor Hugo Guiñez, Chillán
7.      Ecos errantes, Lorena Rioseco Palacios, Viña del Mar
8.       Wabi Sabi, Miriam Leiva, Concepción
9.       Los silencios bien guardados, Jaime Villanueva, Viña del Mar-
         Segunda Edición




       AÑO 2014

1.             El miedo de Hamlet-Alejandro Ananías, Concepción
2.             Soles y otros relatos-Valeria Muñoz, Maipú
3.             Ante el espejo-Pilar Riveros, Nacimiento
4.             Cuentos cortos-Marcelo Schiappacasse, Viña del Mar
5.             Desde tus versos – mónica mares, valparaíso
6.             Disonancias-Natalia Morales, Antofagasta
7.             Glicenias al viento-Elena Muñoz, Chillán
8.             Soy la hombre en solitario –Rosalía Valenzuela
9.             Los ojos que te vieron-Ingrid Odgers, Concepción
10.           Todo sobre la alabanza-Laly de García, Chiguayante
11.           En el camino-Laly de García, Chiguayante
12.           Los lacayos, Óscar Sanzana, Concepción



     AÑO 2013

1.             30 poemas al universo, Jeimy Muñoz, San Pedro
2.             ¿Dónde está la nuez para la ardilla?, Karina García Albadiz, Valparaíso
3.             Talcahuano en la memoria, Colectivo La silla, Talcahuano
4.             Los silencios bien guardados, Jaime Villanueva, Valparaíso
5.             Otra puerta, otro cielo, Alicia Pereda, Chillán
6.             Más silenciosa que mi sombra, Tercera edición, Concepción
7.             La conciencia, Laly de García, Chiguayante
8.             Discípulo, Laly de García, Chiguayante
9.             Memoria inconclusa, Jacqueline Lagos, Osorno
10.          Los ojos que te vieron, Ingrid Odgers, Concepción
11.          Guardianes de la Vida, Colectivo La Silla, Talcahuano
12.          Cuentos de Navidad, Sady Ogalde, Talcahuano
13.          Poemas en Blue Mayor, Mariela Ríos, santiago

     AÑO 2012

1.             Efecto mariposa, Antología de taller, Talcahuano
2.             Mata Ki Te rangi, Rossana Arellano, Santiago
3.             Soy la palabra… Anita Sanhueza Uribe, Concepción
4.             Palabras al aire, Vittoria É Natto, Santiago

     AÑO 2011

1.             Proyecto de obras completas, Alejandro Ananías
2.             La vida en breve, Mariela Ríos
3.             Sanidad interior, Laly de García
4.             El Alma, Laly de García
5.             Peregrinaciones en el reino de la noche, Ingrid Odgers –Primera edición
6.             Vida, poemas Laly de García
7.             Grupos de Oración Laly de García
8.             Arena dorada, Alejandro Ananías
9.             Mares profundos, Marianela Agurto
10.          Poesía metafísica y otros delirios, Jeimy Muñoz
11.          La almeja bocona, Sady Ogalde
12.          El ratón sabelotodo, Sady Ogalde
13.          Precipitada-mente sombra/City in oFF, Ingrid Odgers
14.          Entendiendo la comunicación, Laly de García
15.          La alabanza, Laly de García
16.          La oración, Laly de García
17.          El fruto del espíritu, Laly de García
18.          Espíritu santo y dones, Laly de García
19.          América sangra, Vittoria É Natto
20.          La protesta de los peces, Sady Ogalde
21.          Los dos cuervos, , Sady Ogalde
22.          La luciérnaga salvadora, Sady Ogalde
23.          Servicio y hospedaje, Laly de García
24.          El lunar y otros cuentos, Roxana Heise
25.          Más silenciosa que mi sombra, Segunda edición-Ingrid Odgers

      AÑO 2010

1.       Un siglo, un día, Mariela Ríos, Santiago
2.       Más allá de los grandes muros, Antología de Taller, Lota
3.       Ante Lucem, Antología de Taller Balmaceda
4.       Mas silenciosa que mi sombra, Concepción-Primera edición
5.       Osadamente, Delmira Melgarejo, Lota


      AÑO 2009

1.       Viaje psíquico, Alejandro Ananías, Concepción
2.       Cuentos y relatos, Taller Niños y Niñas, Talcahuano




                   INGRID ODGERS TOLOZA
Nº OBRA TEMA
24.- Porque escribí- Antología poética II
23.- Ojo de pez -Poesía
22.- Los ojos que te vieron - Novela
21.- Sobre las vanas probabilidades - Poesía
20.-Aguijón – Guión audiovisual
19.-Vida que te quiero vida – Guión audiovisual
18.-La rendición – Obra de Teatro
17.-Peregrinaciones en el reino de la noche –Poesía
16.-Precipitada-mente sombra / CITY IN OFF –Poesía
15.-Galería –Antología personal- Poesía-2009
14.-De tu sangre cautiva – Novela
13.-Más silenciosa que mi sombra- Novela
12.-La fusión de los signos – Poesía
11.-Memoria de un juego – Poesía
10.- En las frías rodillas – Poesía
9.-La llave de la otra historia – Poesía
8.-A puertas cerradas – Ensayo
7.-La extraña barca del olvido – Poesía
6.-El retorno del ángel – Poesía
5.-Copa de invierno - Poesía
4.-Naufragos en la Ciudad –Poesía
3.- Arco iris – Poesía
2.-Bajopiel – Poesía
1.-Angeldormido- Poesía



viernes, 19 de agosto de 2016

Libros de DAVID LETHEI - THRESHOLDS -POETRY







Portada libro de poemas THRESHOLDS DE DAVID LETHEI


David Lethei, autor chileno/planetario/galáctico/ínfimo; escribe desde la infancia y publica desde el ahora. No le sirve biografía porque ninguna biografía hace a la obra, la obra se hace a sí misma y de ella somos instrumento. Como autor persigue que su propia labor (nunca completamente suya), jamás termine de autoperseguirse y así, en el intertanto, diga lo que tenga que decir…

martes, 16 de agosto de 2016

Las partes principales de la cubierta de un libro


En un libro, las cubiertas y especialmente la portada portada tienen más de una función: Lo protegen y arman, lo presentan al lector y atraen a éste a la obra.




Las principales partes de las cubiertas de un libro son tres: Portada, contraportada y lomo. Partes opcionales son las solapas, una faja y, si es de tapas duras, una camisa (que suele incluir solapas).

Los componentes de la portada se colocan en un mismo pliego por este orden: Contraportada, lomo y portada, como se ve en los gráficos superiores. Si hubiera solapas, la que acompaña a la contraportada es el primer elemento por la izquierda y la de la portada es el último. La anchura del pliego o superpágina final es la suma de la anchura de todos esos elementos.

Las cubiertas de los libros de tapas blandas se hacen en un papel distinto del que se ha usado en el interior. Suele ser una cartulina (de 200 a 300 gr.) que admite colores de cuatricromía, tintas directas (colores especiales, fluorescentes, metalizados…) y acabados especiales (plastificados, laminados, relieves, troquelados…).

miércoles, 6 de abril de 2016

Enhebradas de la poeta Miriam Leiva Garrido de Concepción








Las mujeres hiladas en el silencio

“…Las mujeres hiladas en el silencio
Y nos presentamos al oficio
de ser mujeres cotidianas
que amanecen con el pan del desayuno
el agua fresca
y las múltiples tareas
que realizamos
desde que la conciencia
nos hizo cadenetas y en ellas bordamos
las angustias…”

“Enhebradas” de la poeta Miriam Leiva señala el dolor de las mujeres en prisión, las vejaciones, el maltrato sufrido en la niñez, los hijos nunca encontrados y esas interrogantes que azotan la mente ante la injusticia y la vileza. Miriam, con clara delicadeza  literaria nos conmueve al recordar “esas corrientes de la muerte” que se sienten bajo el dominio de la furia, los dolores físicos y sicológicos que dejó la dictadura en centenas de mujeres, la capacidad de reinventarse, es así como la esencia de estos textos muestra la valentía, heredada de sus ancestros, al continuar luchando por su vida, cumplir el rol de madre y continuar laborando para el sustento. La herida es vívida en su escritura, aquella herida que no tiene nombre,  y es que viene de cuervos, bestias que alguna vez fueron humanos o tal vez, jamás lo fueron, por el mísero proceder expuesto en la época brutal, la más negra del país.

Un buen libro para no olvidar.  Un buen libro para las futuras generaciones.


Ingrid Odgers Toloza
Directora-editora

Ediciones Orlando





BREVE RESEÑA

Miriam Leiva Garrido. Poeta y Gestora cultural.
Desde el año 1976 integra el Taller Literario Alonso de Ercilla y Zúñiga,  Taller Literario Mano De Obra. Es miembro del Club de Escritores y lectores Eliana Godoy Godoy, y co-fundadora del Círculo Literario del Biobío, donde dirige lecturas de poetas y eventos literarios. Ha sido antologada en diversas publicaciones regionales y nacionales. Recientemente en la Antología de Poetas Rumano-chilena.

Publicaciones:

Ø  Revista Voz, Alonso de Ercilla y Zuñiga, 1979
Ø  Diario el  Sur Gaceta del Poeta
Ø  Revista Mano de Obra
Ø  En otro tiempo y en otra parte, Ediciones Letra Nueva, 1987
Ø  Antología Mano de Obra. Ediciones MO, 2015
Ø  Verde Profundo -Cuadernos de sábado Editorial Domingo Gómez Rojas, 2000
Ø  Arcoiris detrás de la lluvia - Cuadernos de sábado Editorial Domingo Gómez Rojas, 2000
Ø  Elegía para José, Editorial RPM
Ø  Wabi Sabi, Ediciones Orlando, 2015
Ø  Enhebradas, Ediciones Orlando, 2016

En proceso de edición “En cotidiana ceremonia”.

http://ojoconlacritica.blogspot.cl/2016/03/wabi-sabi-de-miriam-leiva.html

sábado, 26 de marzo de 2016

La Poesía se Sienta a Tomar Café en un Jardín de Juan Polizzi, por la Poeta Mío Araujo


Por Mío Araujo

            Conservando los cuidados que demanda el ritual de leer, preparo el café. Dejo la pista de humo hacia mi escritorio y al abrir el texto de Polizzi, salen eyectados versos de todos los colores, de diversas hojas, pétalos, cortezas. Una fauna de plurales especies camina, se desliza, ondula vuela y en la oficina el perfume del café inicia una danza ancestral con la fragancia a tierra recién bañada, a higos maduros y geranios dormidos:
Busco afanoso un no sé qué
para plantar en el jardín
entre la higuera y los geranios.

            El libro de Polizzi nos invita a leer primero una poesía cargada de jardín. El palto, el geranio, la tierra el gusano, el pájaro la pueblan y nos ofrecen sus sonidos y oficios. El cuadro temático en su lírica es amplio. Aborda los temas del amor y la muerte de una forma sutil, delicada en un portavoz masculino que se sabe de bien, tal como lo manifiesta en Autorretrato:
Soy el hombre fantástico
el que comulga los domingos
se peina, usa ternos y
comparte con el prójimo.

            El tema de la muerte se circunscribe a la reverencia de los antepasados, al reconocimiento de la identidad que se forja en la herencia y en los propios afanes de vivir, como se deja ver en Fascinación:
Yo me aferro a mis muertos
los recuerdo
los veo
y mi propia vida
da pasos al pasado
al volver por sus caminos.

            De igual manera, enmarca en el aspecto metafísico del concepto de la vida más allá de la existencia presente como lo hace en La Ciudad de Los Muertos cuando dice: “¿Será que los muertos olvidan sus vivos?” y en Preguntas:
¿Cuál es el lenguaje de los muertos?
¿Cuál es la razón de su silencio?
¿Dónde se abastecen de paciencia?
¿Estarán compartiendo mis dolores?
¿Entenderán ahora que están muertos?

            El grito de lucha que el poeta lleva siempre en su garganta, como lo hiciera Martí o Pérez Bonalde. La poesía es el vaso que contendrá su testimonio, su querella contra la injusticia, tal como lo dijese el argentino José María Memet: “yo creo que mientras subsistan las condiciones de explotación, miseria e injusticia, no solamente en nuestro país, sino también en otros países, sobre todo del tercer mundo, yo creo que un poeta no puede desligarse de eso.” Polizzi honra su estampa de poeta genuino al hacerse parte del mundo que lo rodea. Bastaría leer Presagio para atisbar su preocupación sobre el destino de su tierra, Asilo Poético, versos que desgranan su indignación frente a los vejámenes de los cuales su patria ha sido objeto.

            El manejo del lenguaje se entreteje entre símbolos y metáforas bien logradas. La serpiente encabritada en Presagio, anuncia oscuros porvenires. La presencia del árbol, la tierra, da cuentas de una poesía arraigada a los orígenes de su autor, señala el amor del escritor por el lugar que lo vio nacer. Y me quedo con el manejo alegórico del encuentro carnal bajo una lluvia de granos de trigo que nos entrega en Madreselva, poema que acopia, a mi parecer, todo el bagaje lírico de Parizzi:

El viento fue el cómplice
que levantó tu enagua
y desató los instintos
aquella tarde de flores amarillas
en las praderas junto al Andalién
y formamos la pira
donde se consumió hasta el río
y los peces gritaron demandando agua
En cama de hierbas y piedras
se entonaron nuestros himnos
huyeron asustados los zorzales
granos de trigo llovieron
sobre nuestros cuerpos
El viento fue
y ni tú ni yo
ni pensamiento alguno.
Nunca supe tu nombre
y te llamé Madreselva.

            Ahora, La Poesía y yo salimos al jardín a sentarnos en el sofá de mimbre. Nos servimos una nueva taza de café para procurarnos el deleite de leer los Cuentos y Relatos que el libro nos regala al final del día.